lunes, 26 de marzo de 2018

Get Out

A la hora de conocer las nominaciones a Mejor Película en la edición 90ª de los premios Oscar, nos encontramos con una gran sorpresa: Get Out se consolidó entre las nueve opciones a llevarse la estatuilla dorada. 
Ahora bien, no estamos acostumbrados a encontrar en la categoría de Mejor Film, a uno del género de terror, que suele ser "ninguneado" entre los críticos, quienes no lo consideran de la talla suficiente para encontrarlo en el rango de mayor jerarquía de estos premios. Sin embargo, las cosas dieron un vuelco cuando vimos que Get Out estaba en disputa a ganar como Mejor Película, además de ubicarse entre las posibles ganadoras a otras tres categorías: Mejor Dirección (Jordan Peele), Mejor Actor (Daniel Kaluuya) y Mejor Guión Original -el cual fue el único premio que logró llevarse-. 
Es así que, como espectadores, nos encontramos en la disyuntiva de analizar si realmente merecía su nominación principal y si además, merecía o no llevarse la estatuilla. 

Cuál es la clave a la hora de provocar miedo: ¿lo que piense el espectador o lo que se está mostrando?
Una situación podría espantar a una persona, y a otra dejarla completamente indiferente. Las diferentes culturas, razas y creencias proporcionan una piscina demasiado amplia, donde sería posible que algunos espectadores hicieran pie. 

'Get Out' no es una historia demasiado original.
Las siniestralidades que atesora la élite social y geriátrica de la sociedad son ya un clásico con todo tipo de adaptaciones. Y sin embargo, hasta ahora a nadie se le había ocurrido un tema en particular: la tensión racial existente entre una juventud realmente tolerante, y una cuasi tercera edad que ha tenido que moderar sus impulsos ante el avance de los tiempos.
Quizá nunca explorada antes por incomodidad o miedo, Jordan Peele convierte esa tensión en el centro de esta historia, dejando que se cuele por las rendijas de una rutinaria cita familiar, hasta que su evidencia ahoga la poca amabilidad que va quedando.



Chris es solo un joven negro que decide (finalmente) ir a conocer a los padres de su novia a la que, a diferencia de él, no le parece necesario alertar a su familia que su novio es de raza negra. Así, lo que al principio comienza siendo un fin de semana relajado y tranquilo, empezará a tornarse cada vez más extraño, con los inexplicables comportamientos de los padres de su novia, y sus curiosos amigos.
'Get Out' se contagia de tópicos del terror como apariciones repentinas o siniestros subidones de volumen, y les da una razón narrativa, rompiendo una normalidad que, si nos hemos fijado bien, nunca ha sido normal. Sin embargo, a este film le falta algo para terminar de convencernos, quizá sea que no se explica demasiado qué ocurre en ese pueblo y por qué todos padecen de esta especie de obsesión con la raza negra; o tal vez una vuelta de tuerca que nos sorprenda. La cuestión es que desde un principio sabemos que algo raro está pasando y el director debería haberse enfocado en explicarnos bien el embrollo allí, ya que todo queda un poco en la nebulosa. 

Pese a esto, con una dinámica buena, excelentes actuaciones, buenos diálogos y un aceptable argumento, parece ser la película destinada a llevarse el premio mayor, sin embargo perdió por goleada contra The Shape of Water que fue finalmente la ganadora.
A Get Out no le alcanzó para consagrarse ganadora pero igual, nosotros la bancamos y festejamos que al menos, se reivindicó llevándose la categoría de Mejor Guión.