Nos hicieron creer que el ''gran amor''
solo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado ni llega en un momento determinado.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron creer en una formula llamada ''dos en uno'': dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionada. No nos contaron que eso tiene nombre: anulacion.
Que solo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relacion saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de termino deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los lindos y flacos son mas amados. Nos hicieron creer que solo hay una formula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella estan condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas formulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas. AH! Tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto.. cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y ahi, cuando estes muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.

lunes, 10 de agosto de 2015

Siena. Capitulo II

La residencia de Siena, una vez en Praga, dependía exclusivamente del azar y de su propio destino. Sin lugar a donde acudir, decidió ir al bar del que tanto le había hablado su abuela y en el que esperaba encontrar a alguien que la ayudase a hallar alguna linda casita para su estadía. Para su sorpresa, el lugar seguía estando tal cual su abuela se lo había descrito años atrás, sin faltarle ni sobrarle algún detalle. Las mesas, los cuadros e incluso los pisos permanecían igual que en las fotos.
La camarera que la atendió parecía muy amable, era jóven de unos veintitantos al igual que ella, rubia y alta. Le trajo un café rápidamente y al verla sola con varias valijas consigo no dudó en preguntarle si necesitaba ayuda para conseguir un lugar donde quedarse.
- Perdón mi incumbencia.. -dijo tímidamente.- Pero, ¿acaso te encuentras sola en una ciudad como esta? No me malentiendas... Praga es maravillosa pero...
- Si, de hecho estoy sola, vine de vacaciones. -dijo Siena interrumpiéndola. Me llamo Siena y soy de Argentina
- Elegiste un muy buen lugar para vacacionar definitivamente. Soy Coco, en realidad me dicen así. Trabajo aquí por la tarde, es un café de unos simpáticos abuelitos que lo tienen desde hace muchos años. ¿En que hotel te hospedas?
- Bueno... Aún en ninguno, Apenas llegué y no he tenido tiempo de recorrer ninguno, ¿cuál me recomiendas?
- Espera un segundo. -dijo la camarera y se retiró.
En seguida, volvió acompañada con un chico, joven igual que ella, y al que Siena no dejó de mirar ni un segundo hasta que él le dirigió la mirada y ella bajó la vista. Era alto, de ojos oscuros y cabello negro azabache, de una presencia magnética.
- Él es Francis, su papá es dueño de un hotel a unas calles de aquí y de seguro habrá lugar para que te hospedes ahí. Perdón pero debo ir adentro a terminar con unos pedidos, pero los alcanzo luego
El muchacho y Siena se miraron por unos segundos sin saber qué decir, sus ojos eran cautivantes al igual que su sonrisa.
- Así que eres Siena... Vienes desde América a la ciudad más hermosa de todos los tiempos sólo a vacacionar... ¿cierto?
- Bueno, podría decirse que sí. Mi abuela me habló mucho de Praga y de este café en particular donde trabajó durante varios años hasta convertirse en actriz, así que, no tenía más remedio...
- ¿De verdad trabajó aquí? Le diré a mis abuelos que son los dueños desde siempre y seguramente la conocen. Ahora vuelvo.
Al regresar, Francis trajo con él a su simpática abuela Norma, que le relató la historia de sus primeros años como camarera en ese mismo café: Tu abuela y yo deseábamos ser actrices más que nada en el mundo, nos conocimos en la academia de teatro en Barcelona y decidimos venir aquí donde había infinidad de oportunidades para cumplir nuestro sueño. -dijo la anciana de rulos grises. -Pero todo fue mas difícil de lo que parecía y estuvimos meses en audiciones de las que nunca tuvimos respuesta. Así que comenzamos a trabajar aquí como camareras y uno de los clientes más frecuentes era un joven muy apuesto que terminó casándose conmigo, y tras años de trabajo pudimos comprar el café y convertirlo en nuestro propio restaurante europeo. Leticia tuvo la suerte de quedar como protagonista de una obra de teatro que en ese entonces fue un furor, aún así siguió viniendo constantemente a tomar café por la mañana hasta que un día nos dijo que debía despedirse. Su obra haría una gira mundial y pensaba que después de eso volvería a su país ya consagrada, así que no la vi más. Pero eres igual de bella que ella... ¿Cómo está después de tanto tiempo? ¿Sigue actuando?
- De hecho, dejó su carrera de actriz hace unos años después de estar enferma un tiempo. Ahora se queda más en casa, cocina y tiene una huerta enorme. Además da clases de actuación los viernes en un centro público para niños carenciados. Está muy feliz. -comentó Siena
- Perdón que interrumpa la nostalgia, pero debo ir al hotel y estoy seguro que Siena querrá acompañarme. -dijo mirándola fijamente. Podemos volver más tarde y pueden seguir charlando abuela
- Tienen razón, te entretuve tanto con mi historia que olvidé que sólo venía a saludarte. Bueno, puedes pasarte cuando quieras y seguimos la charla, linda. Fue un gusto conocerte. -dijo Norma con una amplia sonrisa y se marchó.

lunes, 5 de enero de 2015

Todo cambia?

Todo cambia. Frase cliché no? Si.. Puede ser, pero es tan cierta como pasada de moda. Tiempo atrás, hará dos o tres navidades, dos o tres "año's nuevo's", miraba a mis primos más grandes hablar en la mesa de la facultad, de sus vidas fuera de casa y me imaginaba a mi, contestando todo eso, pero sin ni siquiera tener idea de lo que quería estudiar. Tiempo atrás, veía a mis primos más grandes, que se preparaban para salir, se probaban ropa, se llamaban con los amigos para ir a la previa y me imaginaba a mi, en unos años, cuando por fin me llegaría ese momento tan esperado. Ese momento de brindar a las doce con la familia, abrazarse y mirar un poco los fuegos artificiales y rajar a alguna habitación a prepararme para salir. Hace poco menos de tres años lo miraba, lo anhelaba desde afuera.. Y hoy, recién empezando el 2015 (2015!!!!) en el baño, mientras me pasaba el rimmel, mientras repasaba veinte veces qué remera me iba a poner, caí en la cuenta de que estaba haciendo eso que en ese tiempo me parecía tan lejano. Me encontré sorprendida, de que todo ese tiempo haya pasado tan rápido y sin darme cuenta. Sin tener consciencia de todo lo vivido (lo sufrido, llorado y reído) hasta ese día. Sin ser capaz de saber el momento exacto en que me enamoré de alguien, sin saber en qué momento empecé a vivir la vida como yo quería y a tomar mis propias decisiones, sin entender cómo pero aprendiendo de los errores cometidos, de las palabras malgastadas y de las promesas incumplidas. Porque este 2015 no se trata de hacer una lista de cosas que quiero hacer o cumplir, se trata de vivirlo día a día y que el futuro solo sea incertidumbre.. Porque como dice la frase; Todo Cambia.

domingo, 6 de julio de 2014

Siena

Siena decidió mudarse entonces, para no pensar más, para olvidarse de lo ''inolvidable'', para conocerse y para dedicar su vida a ella misma. No lo pensó durante meses, como la gente normal. No planeó una despedida con amigos, con su novio (de hacía mas de 6 años) ni se preocupó por avisarle a su madre que no pretendía volver a Argentina. Se levantó una mañana con ganas de ser otra, de que todo fuera diferente, pero se dio cuenta que eso le resultaría imposible si no empezaba a hacer algo diferente. Sus días se habían vuelto tan rutinarios que ya ni recordaba cuándo fue la última vez que se había complacido a si misma. Todos los días despertaba a la misma hora, tomaba el mismo desayuno e iba a la misma oficina, con los mismos compañeros. La verdad es que tenía poco de que quejarse. Mientras muchos buscan arduamente trabajo todos los días, ella era editora de una muy importante revista de su país. Pero algo andaba mal. Su vida amorosa la tenía bien atendida con un novio de muchos años, con quien aún no convivía (pero pronto iban a hacerlo), y quien parecía ser su alma gemela. Entonces, ¿qué era lo hacía que quisiera irse y alejarse de todo? Quizá era justamente eso, que su vida fuese tan perfecta como siempre soñó, y que ya no haya lugar para la aventura, la sorpresa, lo inesperado. Quizá, el hecho de que todo parecía tan planeado, un futuro prometedor con su pareja, un trabajo muy bien pago y por sobre todo muy demandante, una familia que se enorgullecía de todo su empeño y a la que esperaba no decepcionar. 
No miró destinos por Internet, ni consultó a una agencia de viajes. Siguió a su sueño más lejano, y tomó el primer avión que la dejó en el corazón de Europa, la ciudad de Praga en República Checa. Jamás imaginó lo que allí la esperaba, la inmensidad y la belleza incomparable de tal lugar la dejaron sin habla. Su abuela, siempre le había hablado de ella, le mostraba fotos de cuando era más joven, y trabajaba como moza en uno de los bares del centro de la ciudad, hasta que tuvo la suerte de ingresar a una obra de teatro muy importante, que años más tarde, la harían famosa en el continente europeo. Sus estudios de alemán la dejaban muy bien parada en Praga, donde la mayoría de las personas, además de hablar su idioma natal que es el checo, conocían y manejaban muy bien el alemán y un poco el inglés. Siena no hablaba muy bien checo, a pesar de las intensas clases que tomaba durante sus ratos libres, pero sabía que ese no sería impedimento para encontrar allí, su verdadero destino...

domingo, 2 de marzo de 2014

No nos vendamos simulacros

A veces simplemente cierro los ojos e imagino una vida diferente a la que tengo ahora. Me imagino eligiendo otras cosas, habiendo hecho algunas que no hice, diciendo todo lo que me quedo por decirle a personas que hoy no me dan lugar a nada en su vida. Imagino que seguramente todo seria distinto ahora si hubiera hecho tal o cual cosa. No se si estoy orgullosa de todo lo que alguna vez hice. Pero si puedo decir que siempre que pude hice lo que quise hacer y no me imaginé nunca lo que venía después. Creo que nunca me puse a analizar que si hacía algo eso me iba a llevar a una cosa mucho más grande. Quién me iba a decir que con una decisión tan tonta o insignificante, las cosas hoy, son tan diferentes a como serían sin ese desliz.. sin esas cosas inoportunas de la vida que se te presentan y uno improvisa y hace lo que le sale. Hoy miro hacia atrás y veo que muchas veces me dejé estar y no fui tan de frente como hoy lo haría sin dudarlo. Pero igual, estoy acá y no me quejo ni me reprocho nada. Mi vida no sería mía sin esas metidas de pata o sin mi carácter de mierda que a veces complica todo. Sin mis impulsividades o sin mi manía de estar todo el tiempo pensando en cosas que ya pasaron, pero que deberían haber pasado de otra forma. 
A veces simplemente hay que dejarse llevar.. dejando que suceda, es más fácil así.